sábado, 31 de enero de 2009

El pasado 8 de enero viví en nuestro restaurante en Fraijanes de Alajuela la experiencia del terremoto. Experiencia que ya por aquí conté en su primer día.

Hoy quiero contar algo de lo mucho que ha ido pasando después…porque cada día siguiente ha sido una jornada cargada de aprendizaje.

El día viernes 9, muy tempranito nos fuimos de nuevo para allá. Ni se nos ocurría pensar que podía volver a temblar. Y siguió temblando por varios días y a cada rato , pero había mucho que hacer.

Mi hermana Inti pasó por mi, juntas pasamos por mi papá y nos fuimos para arriba los tres.

Ibamos despacio esperando los retenes por los derrumbes, con algunas botellas de agua , bolsas de basura y cosas para la limpieza. El día anterior aquello en Chubascos había quedado de locos. Todo el piso un desastre de cosas, muebles tirados, manteles chorreados, restos de comidas, botellas, vidrios, adornos, las flores de los floreros desperdigadas…, en la cocina ni para qué, los muebles tirados, los vinos regados, las cervezas, los refrescos, todo quebrado, las frutas y verduras despapayadas, mesas y sillas corridas…como si hubieran entrado dos docenas de vacas a andar por todas partes. Ventanas rotas….y es que dejando todo así nos habiamos ido cada quien para la casa. Dejamos solo…solo y abierto. La verdad lo importante era estar con la familia y luego veríamos.

A la altura del parque de la Laguna de Fraijanes, eran como las 11 am; yo me bajé a dejar unas sueters a la agrupación de gente y cosas que luego sería el albergue. Durante la noche había estado pensando en el frío que allí hace.

Pregunté por el encargado, que ya estaba organizando cosas con gente de la Comisión Nacional de Emergencias. A él le di las suéteres y me lo agradeció con un abrazo y una sonrisa. Eran poquitas, pero seguramente fueron unas de las primeras piezas de ropa que llegaron. “Pidan más”, me dijo una señora. Había montones de gente asustada.

Con el corazón desecho pero al mismo tiempo gratamente sorprendida de ver ya montones de gente ayudando, corriendo…abriendo el paso en el camino, intentando reconectar la electricidad y el agua, etc….volví al carro…donde me enteré que teníamos que seguir a pie. La razón: la visita del presidente Arias. “Razones de seguridad”, nos explicó el policía que nos paró.

De la Laguna al restaurante hay solo un kilómetro y piquito de distancia, pero en ese estado emocional bastante alterado por el susto…no sé…uno lo menos que se imagina es que no pueda llegar en su propio vehículo a su propiedad, pero sobre todo que no se tenga la consideración de que uno está afectado…que le urge llegar…no sé…y encima la razón esa de “la seguridad del presidente”…pues Julia Ardón dejó a un lado todo su rosario peace & love, y vomitó sapos y culebras contra el presidente Arias. Todo mi dolor y angustia lo convertí en furia. “Maldita la hora en que ese idiota quedó de presidente”, le grité como loca al policía, que se quedó callado y no me contestó nada. .¿ Tanta desproporción emocional por caminar un kilómetro? Estaba loca yo.

Pero la verdad eso hice. Lo reconozco. Todo se me salió y bien feo.

Mientras tanto, y riéndose de mi particular “pasión política”… mi papá y mi hermana habían comenzado a caminar adelante. Ambos tienen buen peso, son personas atléticas y están en buena forma física. No es mi caso. Además de que cargo una cantidad de kilos digamos “importante”, he pasado casi todo este año sin hacer nada de ejercicio por mi obligada situación de reposo . Pero tampoco es para tanto, claro que puedo caminar, y no soy tan sedentaria, pero seguro por todo lo que había pasado el día anterior en el terremoto, no sé, la tensión, sumada a esa furia que me dió…mermaron mis fuerzas…y mientras mis acompañantes avanzaban a paso mantenido, yo floja y sin aire, no echaba más bastante detrás de ellos.

Me moría de cansancio, me dolían las piernas, se me iba el aire, me sentía super mal, y encima enojada. Fatal. Quería como tirarme en el zacatal, a la orilla.

Al pasar por otro albergue vi los helicópteros y carros del presidente. Divisé a Mayi Antillón siempre bien peinada y con las botas dentro de los pantalones, a varios funcionarios, seguí refunfunñando sola por la carretera. “Esa doña que me cae tan mal”.

Ya me faltaban seguro como 400 metros para llegar a Chubascos cuando vi un carro que venía y me apuré a pedirle ride. El carro paró, la ventana se abrió y esuché que me decían “Julia…¿ cómo estás?”. Era mi primo Roberto Thompson, quien de casualidad es vice-ministro de la Presidencia. “Ay Roberto, llevame al restaurante”, le dije, “no aguanto más”….Roberto inmediatamente me abrió la puerta, y como yo no cabía me le senté practicamente en los regazos. En el asiento de atrás vi que venían Mayi y Fabio Molina entre otros altos funcionarios….los saludé y les agradecí, pero no puedo explicar lo que sentí…fue muy poco el trayecto.

Me dejaron en Chubascos y siguieron, pero si pude decirles “Ay…me castigó Dios…yo que venía hablando mal de Oscar Arias, puteándolo, y Uds. que me hacen ride”….todos nos reíamos de lo extraño de la situación. Atrás dejé a mi papá y a mi hermana, que entre risas, y saludando también a Roberto me gritaban: “traidora, traidora!!”

De todos es sabido que en este país se ha vivido una gran polarización política a raíz de la discusión sobre el TLC con EEUU y que tanto yo como toda mi familia en primer grado participamos muy activamente en el grupo del NO al TLC, contrario totalmente al gobierno.

El caso es que el aventón fue algo que pasó demasiado rápido. Fue demasiado raro, pero muy intenso. Una cachetada al ego que no fue jugando. Yo que me creo más buena persona que la gente del gobierno, y que viene la vida y me pone en una situación en que necesito ayuda, en que estoy débil, en que no aguanto más, y es la misma gente de ese gobierno contra el que venía alegando la que me ayuda en un momento así de desesperación personal.. Rarísimo…fue rarísimo.

Allá en el restaurante ya estaba un grupo de trabajadores y trabajadoras junto con mi hermana Lucía , mi cuñado Maco y Miguel Saborío, un querido amigo…limpiando . Habían avanzado montones. Ya cuando llegamos se veía y sentía otro panorama. Aquello era lucha, empuje, esperanza. Una cosa de lo más linda, que cuando la recuerdo se me hace un nudo en la garganta.

Una de las mejores noticias fue saber que Héctor ( uno de los guardas) estaba bien. Habíamos quedado preocupados porque mientras temblaba andaba él en la montaña arreglando una paja de agua y teníamos miedo que le hubiera pasado algo. Pero por suerte no. Eso sí, se había venido a pasar la noche al restaurante con toda su familia porque perdieron la casa . Hicieron un rancho con plásticos en medio del jardín y así habían pasado las horas, hechos un puño con frío y con hambre. Héctor ha sido uno de nuestros trabajadores que más ha sufrido los embates de esta situación, pero también y gracias a Dios, uno de los que ha podido recibir ayudas en estos últimos días gracias a nuestras campañas de divulgación y bueno..ahí está, todavía a la espera de una solución definitiva, como tanta gente, pero con trabajo y con esperanza. Lo peor es que este año también tuvo que enfrentarse a la dura muerte de un hermano. Héctor es nicaragüense…inteligente, emprendedor, humilde, una excelente persona. Y ahí, en medio de todo, sonriente y trabajando ayudándonos a limpiar. Increíble.

Entre abrazos y anécdotas fuimos revisando con mi papá, que es arquitecto, las instalaciones. Pudimos constatar lo que ya sospechábamos. La estructura del centro estaba bastante dañada. Quedó como torcida, como de dibujos animados…el salón de la derecha la empujó, despegó la canoa…y dejó todo descolocado. Las vigas principales torcidas. Fuimos revisando los daños. Papi nos confirmó: había que hacer arreglos serios y seguramente había que botar esa parte. Atrás la bodega se corrió como si caminara hacia atrás, eso había que botarlo también. En medio del trabajo, yo medio atarantada, sin saber que hacer…todo el mundo recogiendo basura…y yo daba vueltas sin saber que hacer. Andaba medio shockeada.

Fuimos conociendo también de las noticias dolorosas: teníamos 5 trabajadores sin casa del todo o con las casas tan dañadas que habían quedado inhabitables.

En medio de eso nos preocupaba la situación de Manuel , nuestro hermano y su familia, que vive allá en Fraijanes. Ya sabíamos que estaban todos bien porque habíamos podido hablar por teléfono. También sabíamos que no había paso por la carretera, ya que a la altura del puente del río Poás, había un gran derrumbe. No sé cuántos derrumbes la gente del CONAVI y del MOPT quitaron esa mañana, creo que más de 10. Fue increíble cómo de manera tan rápida se abrió el paso. Cuando ya estaba avanzado el trabajo, decidimos sacar toda la leche para ir a regalarla a los albergues ( ya que no iba a soportar más tiempo sin electricidad) Fueron decenas y decenas de bolsas que nos llevamos para el albergue de la Laguna y separamos otra para llevar a los albergues de Fraijanes arriba, por Jaulares. La transportamos en un mantel…y nos dispusimos a caminar de nuevo.

Saliendo de Chubascos, mi cuñado Maco y Miguel se pusieron a reír a propósito del portal. Maco decía que de manera milagrosa se había acomodado y salvado, ya que la casita, el establo, se había caído encima de las figuras…pero nada le había pasado a ninguna de ellas. Eso fue cierto. La sagrada familia se salvó del terremoto…bueno, toda, menos el buey, al que se le quebró un cacho. “Qué raro, dónde habrá quedado el cacho del buey”, se preguntaba Maco, mientras Miguel en broma le respondía con su exquisito humor gay ” buscalo entre las enaguas de los reyes magos”…idioteces que le reíamos a mandíbula batiente…de alguna manera había que soltar…No sé si fue mi papá el que dijo ” o debajo de las enaguas del ángel”, a lo que siguió Miguel “Angel San Casimiro”, para que mi tata recordara los miles de miles de dólares que el cura le había guardado a su amigo español prófugo de la justicia…entonces nos pusimos a reír todos y vuelvo yo con mi vociferante y juiciosa moral a arremeter contra los curas y la iglesia. “viejos corruptos”, generalizando, como dicen hablando más de la cuenta. Y ese fue el temita, especialmente mío, y así nos pusimos a caminar cargando las bolsas…hasta el carro….con las críticas a la Iglesia en la boca….

Avanzamos en el vehículo lo que pudimos, lo parqueamos y comenzamos a cruzar a pie el derrumbe encima del puente. Abajo el río color café…encima la gente del ICE, los tráficos, los voluntarios y pobladores mezclados con la gente de la CNE….un montón de gente colaborando para abrir el paso y ayudarle a las familias de esa parte que también habían perdido sus casas. Allí supimos que Frank y Mayra, viejos amigos de la zona, también se habían quedado sin nada. Nos contaron y cuando les ofrecimos leche se alegraron montones porque ya era bien entrada la tarde y no habían ni podido desayunar. Terrible. Les dejamos varias bolsas.

Comenzamos a caminar entre el barrial. Subíamos por la carretera. Yo que no soporto la tierra en las manos me fui a buscar un chorrito de una naciente para lavármelas. Inti, Lucía cargando un cheese cake para llevarle a Manuel, Maco y Papi cargando el mantel con el montonón de bolsas de leche…y yo…siempre atrás yo…otra vez sin aire, y otra vez cansasda.

Los carros que venían en sentido contrario llegaban y se devolvían. Creo que colocaron la leche en un carro. Yo quería volver a pedir ride pero me daba pena ser la única…entonces seguía caminando…caminando, hasta que me fui quedando de nuevo atrás. Miguel de manera solidaria se quedó conmigo. Bajó la marcha para acompañarme. ¡ Es un divino! y yo le iba diciendo que estaba sorprendida por mi pésimo estado físico. El por el contrario, con sus más de 60 años es un gran atleta, pero igual iba ahí despacito conmigo.

En un momento, subiendo la cuesta le digo “No aguanto más, Miguel, adelantate”, y en eso viene un carro blanco…e igual me apresto a pedirle ayuda…y a cada persona que le he contado el cuento no me ha creído. Me volvió a pasar algo increíble y ese mismo día. Una cosa como mágica. El chofer del carro era el mismo obispo Angel San Casimiro , de quien habíamos estado hablando mal, que ahí me acomodó con el cheese cake y me subió hasta Jaulares.

En el camino me dijo “yo sé quién eres tú”, “eres la hija de Gennie”, “yo te recuerdo de chiquita”, “yo fui muy amigo de tu abuelo”, y cosas así…cosas bonitas, y yo toda atarantada. La verdad. ¿ por qué esta nueva “casualidad”?

Me bajé casi muda en Jaulares. Atrás fueron llegando los demás. Nos pudimos abrazar con Manuel, Patricia, América, Victoria, Libertad y algunos de los trabajadores que nos contaban su experiencia del día anterior …también llegó Fernando ( un primo conocido como Pollo Macho) y “Fernandillo” , su hijo…venían de ver los daños en su finca lechera de más arriba. Estaban preocupados porque las vacas se ordeñan con electricidad y no había. Nos contaron de otro primo Arturo Fernández, con serios daños en su casa en Los Cartagos, que por cierto diseñó mi papá. Una capilla de lo más bonita se le desmoronó , así como una de las paredes de la casa. Luego supimos que él , su esposa y sus tres hijos habían pasado la noche en el carro, y que no habían querido bajar para no dejar a sus trabajadores y trabajadoras de La Giralda, ni a sus vacas.

En ese ratito en Jaulares compartimos, comimos cheese cake y seguimos comentando. Allí también había daños, pero al parecer no tantos como en Chubascos. Manuel decía que a la casa no le habia pasado nada. ( El sábado pasado llovió y si se dio cuenta que sí le había pasado mucho) . Por dicha las seis cabañas nuevas quedaron intactas, porque son el sustento de su familia. Hablamos de lo mucho que teníamos que hacer, pero andábamos como atolondrados todavía…..yo no podía entender lo que en un solo día me había pasado. Era como demasiado irreal.

Manuel nos bajó en carro hasta el derrumbe, cruzamos a pie de nuevo, los policías nos ayudaron a subir dándonos la mano por los barreales…ese fue el día después del terremoto y yo con aquel terremoto por dentro.

Mientras Inti y yo nos quedamos otro rato en Chubascos con la gente, los demás bajaron a Alajuela. Mi sobrina se iba de viaje y tenían que irla a dejar. Hicimos pocos de verdura para que cada quien se llevara para su casa, sacamos cosas perecederas, y bajamos al albergue de la Laguna con unos racimos de plátanos maduros y un bloque de queso turrialba que recibió la gente de la Cruz Roja.

Ya estaban comenzado a llegar los botellones de agua de la Cervecería.

Al llegar a la casa recuerdo que uno de los primeros recados que escuché en la contestadora el día anterior había sido el de Francisco Antonio Pacheco ( Tony) , Presidente de la Asamblea Legislativa y también primo mío, que estaba preocupado por nosotros.

Más tarde me llama Elisabeth, mi amiga de Monteverde. Le cuento la historia. Se ríe montones y me manda a leer la página 21 del libro de Un Curso de Milagros, donde habla del ego.

Algo había medio entendido en las horas anteriores, pero terminé de entenderlo esa noche, luego de apagar la lámpara, después de la lectura y la meditación.

¿ Qué me creo a veces? ¿ Por qué tantas cosas importantes se me olvidan?

Cada persona con que nos topamos en el camino nos trae la oportunidad de aprender una lección, igual nosotros le ayudamos a ella a aprender algo. Es así. Todos y todas estamos conectados.

¿ Qué cosa insignificante soy ? ¿ qué maravilla?

No soy Nada. No tengo importancia. Soy pequeña, débil y vulnerable y precisamente en ello reside mi extraordinario poder.

No sé nada.

Y la certeza, en vez de empequeñecerme me da fuerza y me hace sentir mejor. Sé que aprendiendo a reírme de mi misma , a no darme tanta importancia, seré mejor persona cada día. Eso intento.

Pero una de las más importantes leyes de la dialéctica es la del desarrollo en espiral, y dice que a menudo, avanzando, se dan pasos hacia atrás. Eso me ha pasado en estos días también. Toca aprender de nuevo.

Mucho.

Y de seguro nunca , mientras viva, voy a terminar.

Y es que la mayoría de las cosas que vivimos son un misterio.

¿ verdad?

Gracias a Dios.
Fuente: Julia Ardón.
Pasé el fin de semana en la zona.

Dormí allá. Riquísimo, en una de las cabinas de Jaulares, después de bailar un rato.

Negocios abiertos:
Les cuento que varios negocios de la zona ya están abiertos y esperan su visita.
Para recibirles para almorzar ya están habilitados Jaulares, La Casona de Doña Julia, La soda doña Mayela, El Recreo y El Churrasco.
En Chubascos estamos cerrados, pero estamos vendiendo tortillas aliñadas y botellas de rompope para llevar. Igual las puede comprar allí y sentarse en las mesitas del jardín a comerlas. Así hizo alguna gente ayer . Mil gracias!

El sábado en Jaulares, cantidad de gente cantó y bailó con Expreso y Escats hasta la madrugada. Fue muy lindo. Estuve ayudando un poco ahí.
Los grupos fueron a tocar en solidaridad con 4 trabajadores de Jaulares que quedaron sin casa. Se recogieron casi 200.000 colones para ellos, que se les entregaron directamente.

Pero Jaulares ocupa más solidaridad. A Manuel y a Patricia ( mi hermano y mi cuñada) la casa se les dañó mucho. El fin de semana estuvo lloviendo y se dieron cuenta del gran daño que hay en el techo…se les metió mucho el agua…y con aquel frío…hoy andan corriendo de nuevo.
Es una cosa tras otra. Por otro lado las cabañitas están super bien y están esperando gente que quiera ir a dormir allá. Llámenlos 2482-2155.

Actividades de solidaridad y donaciones:

Desde Chubascos seguimos canalizando ayudas directas a familias. Somos concientes cada vez más de que el problema es enorme. El terremoto ha afectado a muchas familias, pero también ha servido para desnudar una difícil situación económica que ya había antes del evento. En la zona de Laguna, que es la que conocemos más, ya se hizo el balance: Se ocupa reponer 190 casas. Hay 190 familias que no tienen dónde vivir. La mayoría sin trabajo.

Los voluntarios que han organizado Carmen Lía Meoño y Fresia Camacho ( fresiacamacho@hotmail.com) junto con la gente de la UNED para acompañar a familias directamente se han dado cuenta que la mayor necesidad de la gente es precisamente VIVIENDA y TRABAJO.

Y sabemos que entre más arriba la cosa se va poniendo más dura…entonces la pregunta ahora es ¿ Cómo resolveremos esto como pais? ¿ quién lo va a atender? ¿ Cómo? ¿ Cómo se van a administrar esos montones de millones de colones que tanta gente de tan buena voluntad ha donado? Todo el mundo se anda preguntando ahora esto. Se ocupa que la prensa se haga eco de estas preocupaciones así como de los afanes en la reconstrucción.

Cantidad de gente hace su trabajo con todo la buena voluntad y con un corazón enorme, pero ya se va comenzando a sentir un clima de impotencia, de abrume…ante tanto, tanto, que hay por hacer.

El futuro cercano:

Desde Chubascos seguimos distribuyendo lo que podemos a la gente que conocemos lo necesita. Trabajadores de Chubascos, incluso con pérdidas personales, se han dado a la tarea de conocer las necesidades de sus familiares y vecinos. Saben quién ocupa más y dónde. Han ayudado mucho a guiar a los grupos de voluntarios. Han hecho una gran labor y la siguen haciendo.

Por ello seguimos llevando todo lo que nos traigan a nuestras casas para donar: ( en Alajuela, en la piscina de Lucía y Maco 2441-8430 o 2440-0971 y donde Camilo 2443-2662 ) ( en San José, donde Inti 2280-0721 y 8384-5903) ( y en Belén en mi casa 2239-5200 y 8384-5903)
Agradecemos cualquier cosa porque la gente agradece todo. Si alguien quiere mandar un adorno, sepa que será bien recibido, pero el fin de semana nos dimos cuenta que comienza a escacear lo más importante: la comida.

Han pasado solamente dos semanas desde el evento. Mucha gente se quedó sin trabajo, no tiene ingresos, recibió víveres durante los primeros días, pero ya se les acabaron.
Entonces volvieron por más y pues no había.
Ni el sábado ni el domingo pudimos donar víveres.

Les rogamos mandarnos lo que tengan a bien, aunque sea poco.
Todo sirve, todo lo entregaremos: productos perecederos, carnes, lácteos, huevos, frutas…el otro día Alejandro Astorga nos contaba la alegría de unos chiquillos de una casa donde llevaron entre otras cosas :bananos!
La máxima alegría de los chiquillos fue con los bananos!
Eso les da una dimensión de las necesidades. No se ocupa gastar mucha plata. No. Un racimo de guineos será muy preciado.

Y es que hay varias reflexiones que se han desatado: ¿ por qué siendo esa zona tan rica en cuanto a fertilidad de la tierra ya la gente no siembra? ¿ ya no hay palitos de nada? ¿ ya no hay huertas? ¿ por qué hay hambre donde podría estar la tierra dando de todo?

Porque nos hemos equivocado, y nos hemos ido detrás de un desarrollo que ha menospreciado a la actividad agrícola, la granja, las gallinas, la vaquita, porque mucha gente se ha quedado sin tierra para emigrar a la ciudad o para trabajar en grandes fincas de helechos y flores de exportación ( fincas que tienen detenida su actividad y solo contratan a la gente por horas, sin ninguna garantía social…¿ dónde el Ministerio de Trabajo, dónde la CCSS? ¿ dónde las leyes de este país que a menudo son tan duras con pequeñas y medianas empresas nacionales?

Disculpen, pero tengo que decir esto.
El sábado supimos de una gran empresa de estas que ni el aguinaldo pagó a sus cientos de trabajadores. Esa es la realidad, y hay gente ayudándoles a hacer las denuncias…denuncias que en este momento se hacen con miedo…porque ¿ si los acuso me volverán a dar trabajo?

Es mucho lo que quisiera contarles. Es muy duro estar comiéndose un plato de arroz y frijoles y ver que llegan 15 personas que no han podido comer nada y uno lo que quiere es darles de comer a todos, pero tampoco nos alcanza y tenemos que entender que nuestra manera de ayudar a la comunidad es levantar de nuevo el restaurante, recibir clientes, sostener los 23 empleos que sí están seguros con nosotros….y de esa manera volverle a comprar a Chuz las fresas, a don Danilo las flores, a don Guillermo los huevos, a aquellos chiquillos los chiles y las lechugas…y así….es una cadena..pero una cadena que comienza con el apoyo de Uds.

Porque lo que más se ocupa es reactivar la actividad económica. Trabajo y Vivienda. ( pero mientras tanto: comedera, cosas de aseo personal…)

Por favor.
De a poquitos iremos avanzando y Uds. han sido maravillosos!

El sábado tomé esta foto de varios niños y niñas que estaban allí esperando los víveres de las donaciones. Me ayudaron como modelos para tomar estas fotos para la publicidad del evento del rezo del niño en Chubascos . Ojalá nos ayuden a divulgar el asunto invitando a sus contactos y así más gente se dará cuenta…y si van, no olviden llevar comidas preparadas y bebidas para compartir, y si quieren llevar donaciones, igual vamos a estar entregando ese día.
Nunca nunca he dicho tantas veces y con tanta emoción:
Dios se los pague!

Fuente: Julia Ardón.


28.Ene

Marcela Zamora y Stella Chinchilla presentan la siguiente nota informativa:

Cuarta visita: miércoles 28 de enero, en la mañana

· Son casi 4 semanas desde que pasó el terremoto, este miércoles llegamos al albergue de Dulce Nombre antes de las 10 de la mañana, fuimos para saber que les iban a decir a las familias los funcionarios del IMAS porque nos habían dicho que llegaban este día entre 8 y 9 am., pero llegaron aproximadamente a las 10 am. Los funcionarios atendieron a las familias de forma individual, para proteger la privacidad de éstas en la Iglesia, cuando llegó la encargada del albergue nos autorizó a permanecer en la entrada y a hacer entrevistas en el Salón Comunal.

· Notamos que en cuanto llegó el carro de IMAS se acercaron muchas personas vecinas a la puerta del albergue, mientras atienden a los albergados los vecinos esperan a ser atendidos, hablando con ellos nos enteramos que son damnificados que se fueron del albergue por las malas condiciones del mismo, o que se hospedaron donde familiares; estas personas quieren hablar con la gente del IMAS para que les dé respuestas, algunos dicen estar censados y otros dicen que no saben si están en las listas porque al irse del albergue les hicieron firmar que se iban. Reclaman que las personas del albergue son en su mayoría nicaragüenses y que están bien atendidos, mientras ellos son invicibles para las autoridades, a nosotras nos parece que hay xenofobia en los comentarios y no tienen razón en todo pero si tienen razón en que las autoridades los tienen desatendidos, la cuestión es que el desorden que han mostrado es lo que provoca estas reacciones y estos sentimientos.

· Una señora se nos acerca y nos dice que si ya a los que hemos entrevistado nos han dicho que en este albergue no hay lavadora, que están haciendo como pueden con la ropa, ella se preocupa por los que quedan, porque ella y su bebé serán trasladados a un albergue en Río Segundo de Alajuela, que es un albergue para mujeres embarazadas y con niños pequeños (sin sus parejas).

· En tanto atienden a los albergados, nos trasladamos al precario La Esperanza porque nos informan que las personas entrevistadas el domingo, en el albergue Siloh, ya se fueron de allí y que están todas las familias en una sola casa, la que quedó mejor. Efectivamente nos encontramos a las mismas mujeres (las que pedían tiendas de campaña), dicen que fueron echadas del albergue y que volvieron luego para poder comer, y que cuando pidieron comida para los niños les dijeron que hasta que comieran los del albergue comerían ellos, una de ellas nos cuenta que cuando consideró conveniente se acercó, se estaba llevando 2 platos para sus hijos pero es "atrapada" y la obligan a devolver uno, la madre se siente tan humillada que decide no volver más a este albergue. Además dicen que el pastor, dueño del terreno donde está el albergue, es quién administra las ayudas y dice que como es un terreno privado, él tiene este derecho, que cuando se vayan las familias podrán llevarse la ropa y otras ayudas, pero mientras tanto él lo administra para un buen manejo.

· Regresamos al albergue Dulce Nombre y mientras esperábamos nos contaron cómo les fue con los beneficios del IMAS, Stella habla con una dirigente del Movimiento de Guías y Scouts, que está de voluntaria en el albergue, ella también es damnificada, vive en la Urb. Campo Florido, su casa está muy dañada, sus hijas duermen en tiendas de campaña pero durante el día están donde su mamá que vive cerca.

Le preguntó si puede decirme qué sabe ella de la organización de la emergencia porque hay personas que se quejan de que no han recibido ayuda, que no están censadas, que se ha repartido mal las ayudas. Ella dice que el trabajo de censar los damnificados se realizó concienzudamente, que ella participó en el censo de las familias en las casas, que se hizo todo, que los que no están censados es porque no estaban en la casa, que se trató de encontrar a las personas donde familiares pero siempre quedaron pocos sin censar y lo que se está recomendando es que alguien no está censado acuda a anotarse. Considera que la CNE ha actuado bien, pero después de hablar un rato acepta que lo que faltó fue coordinación entre las instituciones y organismos: CNE, Policía, Cruz Roja, las instituciones de asistencia como el IMAS, el MIVAH y todos los que llegaron a dar donaciones, que se repartían al inicio sin ningún control.

· De repente un funcionario del IMAS sale a hablar por teléfono y debe sacar tiempo para hablar con la gente que está afuera esperando, porque la gente aprovecha su salida para expresarle sus preocupaciones, él les explica cómo están trabajando para otorgar los beneficios, les dice que si no están censados deben procurar que los censen, que el IMAS seguirá atendiéndolos como siempre, pero que recuerden que el IMAS no da soluciones de vivienda que eso le corresponde a otras instituciones, el MIVAH o el BANHVI. Les dice que en la Cruz Roja de Alajuela en el segundo piso está instalada la Comisión de Emergencia que cualquier duda ellos pueden acudir allí. A la pregunta de si el albergue será cerrado, el funcionario sólo responde que cuando el Ministerio de Salud pide cerrar hay que cerrar, pero no dice sí o no.

· Cuando al fin, es atendida una de las familias con las que tenemos contacto, resulta que, a pesar de estar en el albergue desde el mismo 8 de enero, no aparecen en la lista, estuvieron esperando y los funcionarios decidieron volver a censarlos, lo que significa volver a llenar todos los papeles, la cara del padre lo decía todo, estaba cansado ya no sólo de estar en el albergue sino de los trámites. Porque para la visita de ese día había conseguido muchos papeles: certificados de nacimientos de sus hijos, certificación de su propiedad, recibo de la casa que iban a alquilar, fotocopia de la cédula de la dueña de la casa y cuánto papel pudieron conseguir, por si acaso.

· En ese momento eran más de las 12 m y nosotras nos tuvimos que ir, sin embargo les pedimos que nos llamaran para saber cómo les había ido; me contaron por teléfono que no sólo no aparecían en la lista, sino que tampoco aparecía el informe de la CNE; en algún momento aparecieron funcionarios de la CNE y ellos les informaron a los funcionarios del IMAS que sí habían revisado la casa de esta familia y que habían enviado el informe respectivo, inclusive dicen que lo había presentado 2 veces.

· Los funcionarios del IMAS les dijeron que sin el informe de CNE no podían seguir con el trámite de la ayuda para alquiler, entonces trabajaron en eso, además se requerían más papeles que esta familia no había previsto, para la ayuda de alquiler necesitan que la dueña de la casa llene un formato, que les entregaron en ese momento y que era necesaria entregarlo lleno el siguiente día como a la 1 pm, la ayuda será inicialmente para 3 meses y después les darán los otros 3 meses.

· Para aplicar para la ayuda para compra de enseres domésticos debían presentar las facturas de los enseres domésticos perdidos y además facturas proformas de los que querían reponer de un almacén conocido, estas cosas también para el siguiente día, por lo que el padre se va ese mismo día a los almacenes a conseguir las proformas, la tía corre a conseguir copia de las facturas de lo que se tenía en los almacenes que recuerdan y la madre se va temprano en la mañana a buscar a la dueña de la casa para que le llene y firme el formato.

· Sinceramente no logro entender por qué a personas que han pasado por semejante tragedia les pidan tantos requisitos, que les pidan facturas de los enseres que perdieron, me cuentan que uno de los albergados le decía eso a los funcionarios del IMAS, que como si la casa había quedado aterrada por el barro como pensaban que iba él a encontrar algo como facturas ahí. Entonces decido llamar a mi mamá, que es trabajadora social y conoce como funciona el IMAS, le pregunté si le parecía razonable lo que estaban pidiendo a los damnificados y me dijo que no era extraño, que esa es lo normal con estas instituciones de asistencia social, los posibles beneficiarios son sometidos a este tipo de cosas todo el tiempo, deben hacer largas filas y complicados trámites para que al final algunas veces no apliquen para los beneficios.

· Con un sentimiento de frustración me pregunto y, les pregunto, a esta familia, si saben que están haciendo las demás familias que no están "tan pellizcadas" como ellos, me dicen que todos andaban como locos consiguiendo todos los requisitos para aplicar a los beneficios porque el albergue debe ser cerrado lo más pronto posible.

· Según el último reporte, a esta familia ya le fue aprobado la ayuda para alquilar por 3 meses y la ayuda para recuperar algunos enseres domésticos: cocina, cafetera eléctrica, olla arrocera, sartén eléctrico; no sé exactamente que más, pero no les aprobaron refrigerador, les dijeron que sólo lo básico; esperan recibir el cheque mañana e inmediatamente se reubicarán. Nos cuentan que a otras personas les aprobaron más enseres domésticos, incluyendo refrigeradora y a algunos lavadora, no pueden explicar porque es diferente la asignación del beneficio. Y por supuesto a otros no les asignaron ningún beneficio.




Fuente:
Comité Patriótico de las Barras de la Asamblea Legislativa
28.Ene
Indignación de poaseño por "diarios verdes"

San Pedro de Poás, Alajuela.
Miércoles 28 de enero del 2009.

Buenas noches.

Es esta ocasión escribo sin mucha introducción, debido a la gran indignación que siento como Poaseño y como Costarricense.

Como se sabe, hace poco los pueblos de Cinchona, Vara Blanca y lugares aledaños se vieron afectado por un fuerte sismo que dejo a muchos de costarricense sin abrigo ni comida.

Como es costumbre, el pueblo de costarricense NOS levantamos y dimos un granito de arena para poder solventar las necesidades de estas personas.

Hoy, es INDIGNANTE Y REPROCHABLE, lo que se comenta a voz popular que en el cantón de Poás de la provincia de Alajuela, exista un grupo de dirigentes liberacionistas que de forma "voluntaria" se han encargado lejos de su carisma de ayuda y solidaridad, a entregar diarios de
comida a familias sin necesidad económica alguna, por un voto para una tendencia política específica de su partido.

Estas personas, sin escrúpulos, tuvieron el descaro de condicionar la entrega de dos y hasta tres diarios en una misma casa de habitación, a cambio de votos en las asambleas distritales de este cantón por la tendencia de una ExVicepresidenta y Candidata actual a la Presidencia.

Hago un llamado urgente a las Autoridades de estés país, a la Contraloría General de la República, a la Defensoría de los Habitantes, a la Comisión Nacional de Emergencia, al Tribunal Supremo de Elecciones, a medios informativos nacionales; para que por favor, levanten una investigación seria y responsable sobre estas barbaridades. Los insto a que visiten casa por casa, persona por persona a la que se le entregaron estos diarios y realmente, constante si era o no necesario.

Estos dirigentes que actualmente cumplen con funciones políticas dentro del gobierno, llenan listas de personas afines a su partido y distribuyen diarios con comestibles que han sido supuestamente para atender a las personas afectadas por el terremoto de Cinchona; pero
que al final, llegan a manos de partidarios políticos.

En todo el cantón de Poás, es el tema que se comenta y citan a las familias que han recibido los famosos "Diarios Verdes", pero a pesar de considerarlo una barbaridad nadie denuncia, por miedo o ignorancia.

Me gustaría que investiguen, no puede ser que personas inescrupulosas, con falta de ética, de moral y temor a Dios; jueguen con la bondad y la solidaridad de un pueblo Costarricense.

Atentamente:

Ing. Cristian Gdo. Herrera Alvarado.

Fuente:
Comité Patriótico de las Barras de la Asamblea Legislativa.
27.Ene
Concierto en Fraijanes

Dicha actividad se realizará el domingo 1 de febrero en la plaza de futboll de Fraijanes de Alajuela, con un horario de 9 am hasta que la gente quiera.

Otra de las cosas por las cuales estamos velando es por llevarles útiles escolares, hemos conversado con los directores de los diferentes centros escolares afectados, y esto es lo que se necesita:

-Cuadernos de 100 hojas
-gomeras de pasta
-lápices mongol
-tajadores de cajita
-lápices a color
-borradores
-folder
-tijeras
-mapas de Costa Rica políticos y Físicos -lapiceros negros -lapiceros azules
-lapiceros rojos -juegos de geometría plásticos
-papel de construcción

Las personas que deseen ayudarnos con algo de esta lista escolar, por favor llevar las cosas ami casa, a más tardar el sábado, ya que de ahi se llevarán directamente a Fraijanes para ser repartidos.

De antemano agradecemos su colaboración, esperamos nos acompañen ese día, y
ayúdennos a divulgar esta actividad, les estaremos eternamente agradecidos.

ana alvarado alvanai13@yahoo.com

Fuente: Comité Patriótico de las Barras de la Asamblea Legislativa
Segundo puente temporal sobre el río El Ángel. Antes del terremoto, al fondo a la derecha, había una casita de madera.

Para cerrar este capítulo describo la experiencia virtual de la vivencia real...

I. Una cámara y un teclado. Después del evento amigos y ciberamigos gentilmente llamaron para saber sobre la situación de mi familia. Varios me dijeron "¿Verdad que el restaurante donde te casaste se cayó?" Ahí sentí la inquietud de hacer una pausa en la línea que disfruto postear y hacer el experimento de narrar lo vivido desde adentro, usar el blog como una memoria para la comunidad, estrechar lazos y crear nuevos vínculos.

Me sorprendí cuando las entradas fueron catalogadas como información. Colegas bloggers empezaron a referir lectores para que conocieran este punto de vista. Agradezco mucho el apoyo de Conejitos (en Canal 15), el Burro, doña Julia, Cristian, y Hedicho. Además el periódico Vuelta en U recomendó este blog, Libre Periodista hizo un post y REPRETEL, me cuentan, hizo un reportaje sobre blogs con tomas de Ciencia Ficción. Muchas gracias.

II. Twitteando y youtubeando. Había leído que la noticia primero se reporta en twitter. Abrí un canal y estoy sorprendido de la velocidad de la noticia en el mundo de los twitteros. Para saber de primero hay que estar conectado a twitter...

Edité un par de videos llamados "Sarapiquí: Llanura y montaña" y "Volver a Cinchona". Abrí un canal en youtube para compartirlos. La cantidad de reproducciones del segundo me llena de satisfacción porque cada día más personas son testigos de lo que vivió un sobreviviente cuando se reencuentró con lo que el terremoto se llevó.

III. Gestos de Grandeza. En medio de la tragedia fui testigo de la verdadera solidaridad, esa que brota espontáneamente del corazón y que recibe una sonrisa verdadera o un abrazo fraterno por enriquecedora retribución. Hubo muchos actos de grandeza como el del policía que consoló a quien perdió un ser querido, el del señor que llenó su picap de plátanos para donarlo al albergue y el de los muchachos que sobrevivieron al terremoto y cuando bajaron de la montaña fueron a ayudar a la Cruz Roja.

Pero vi algo que me impacto... un viejito que compró una coca cola dos litros, vasos plásticos y se fue a repartir a los policías y tráficos que trabajaban bajo el ardiente sol. Ese viejito me abrió las compuertas.

Sentí la necesidad de agradecerle a alguien. Como si yo fuera el canciller de Sarapiquí le llevé una gaseosa a un señor que estaba trabajando en la emergencia y le dije "muchas gracias por lo que está haciendo por la comunidad, gracias por la amabilidad en el trato de los afectados, gracias por asolearse por nosotros, gracias por soportar los temblores, gracias por su dedicación... Dios lo bendiga" y él me regaló un abrazo.

IV. Efectos secundarios.No saber de amigos y parientes por horas, dormir en las faldas de un cerro con una falla activa, sentir las réplicas, escuchar rumores de avalanchas y de nuevos terremotos, son vivencias que me han arrugado.

Ver el dolor, destrucción y lágrimas de los que perdieron su arraigo, comunidad, patrimonio, forma de vivir, vecinos y familiares me afectó todavía más.

Pero la caminata de Cariblanco a Cinchona me marcó. Tal vez nunca escriba ni describa toda la vivencia. Solo voy a compartir que desde aquel 18 de enero sueño todas las noches que estoy en Cinchona.

Fuente: Ciencia Ficción con Julio Córdoba.
26.Ene
El rostro del desastre (bitácora y 7 videos)


Recibí la invitación de Marcela Zamora, luchadora del Comité Patriótico de Monterrey-Vargas Araya para visitar la zona de destrucción del terremoto.

El domingo 25 nos fuimos Marcela, Mari y yo (Stella).



A continuación la bitácora de Marcela y videos de lo que pudimos ver y escuchar:

Terremoto del 8 de enero
Visitas, informes, rostro humano


Primera visita: domingo 11 de enero en la noche:

  • Esta fue mi primera visita, fue al albergue de Dulce Nombre, el albergue está ubicado en la Iglesia y el Salón Comunal de Dulce Nombre de San Isidro de Alajuela.
  • Es el tercer día después del terremoto.
  • Se dice que hay 400 personas en la Iglesia y 400 personas en el Salón Comunal, no hay aún un censo, esa noche oí decir a la encargada del albergue que tienen que levantar listas para la mañana del lunes porque sólo les van a entregar comida para las personas que están albergadas, con lo que compruebo que no hay censo.
  • El albergue está a cargo de voluntarios de la comunidad que no están en el albergue y que quedaron en mejor situación, los albergados dicen que los encargados de la cocina llegan a las 7 am y se retiran a las 10 pm todos los días, que el desprendimiento de estas personas es impresionante.
  • Hay comida, la ropa llega a pocos, no hay abrigos ni cobijas, no hay productos ni utensilios de limpieza.
  • La Cruz Roja estuvo el día anterior y revisó medicamente a todos los albergados y revisó las condiciones en que estaban.
  • Los albergados no están organizados para atender ellos el albergue mismo, cuando los albergados mencionan que debe hacerse algo para limpiar los baños para evitar las enfermedades reciben malos tratos de parte de la policía y otros.
  • Como la carretera está abierta fuimos al cruce hacia Vara Blanca, este paso está cerrado por lo que tomamos hacia Poasito, en el camino vimos varios albergues en tiendas de campaña, uno de los albergues de tiendas de campaña, cerca de la Laguna de Fraijanes, fue traslado a un albergue de un grupo religioso.
  • Hay reportes de que los diarios (comida) salen del albergue, que no hay controles, no pueden asegurar a dónde son destinados, la mayoría piensan que van a damnificados que están albergados en sus propias casas.

Segunda visita: miércoles 21 de enero en la mañana y en la tarde:

  • La semana pasada no pude ir a la zona.
  • Estamos a casi 3 semanas del desastre, el albergue de Dulce Nombre no ha cambiado mucho.
  • Lo que más me llamó la atención es que hay mucho menos personas en el albergue, pregunté y me explicaron, que las personas se han ido por muchas razones, unos se han ido porque les ofrecieron trabajo de cuidadores de finca con una casa prestada y era mejor irse a un lugar seguro que quedarse y correr el riesgo de no quedarse en la calle; otros se han ido a otros albergues, donde se dice que la atención es mucho mejor; otros a casas de algún familiar.
  • El albergue tiene una nueva encargada que pertenece a una organización religiosa, en la cocina todavía hay voluntarios de la comunidad y dos señoras del Ministerio de Salud.
  • Hay una bodega de comida ordenada en un cuarto, la ropa sigue llegando a pocos, todos los días llegan diferentes donaciones individuales para las familias, desde artículos de cuidado personal hasta productos de limpieza, uno de los encargados les aseguró a las familias que cuando llegue la hora que tengan que salir del albergue, él se asegurará que se vayan con un diario completo para que se ayuden en ese momento.
  • Vi a jóvenes de la Juventud de la Cruz Roja entreteniendo a los niños, vestidos de fantasía y haciendo juegos con ellos.
  • Un asunto importante a 3 semanas del terremoto, es qué va a suceder con estas familias, la mayoría no cree poder estar ahí más tiempo, por dignidad.
  • De parte de las instituciones no les han dado una respuesta clara, el IMAS ha llegado, aparentemente tiene censadas a las familias, pero no les asegura lo del alquiler, a una familia en particular le dijeron que tiene que traer la fotocopia de la cédula y el recibo para que les hagan el trámite y pasen a retirar el cheque al IMAS, esta familia reporta que no aplican para ninguna otra ayuda porque ellos tienen casa, aunque no esté habitable.
  • Muchas otras familias dicen que les han dicho que sólo recibirán ayuda las personas que tengan escritura, que las personas que son de precario les han dicho que no van a recibir ayuda para hacer la casa de nuevo.

Tercera visita: domingo 25 de enero, todo el día:

  • Esta visita la hice con Stella Chinchilla.
  • Visitamos tres albergues: Dulce Nombre, La Esperanza y Siloé y pasamos a saludar a Julia Ardón en el Restaurante Chubascos.
  • El área afectada que visitamos es desde Dulce Nombre de San Isidro de Alajuela hasta Los Cartagos de Santa Bárbara de Heredia.
  • Los albergues se ve que tienen comida y ropa, pero no necesariamente tendrán acceso a soluciones de vivienda ni a diarios cuando salgan.

Albergue Dulce Nombre:

  • El albergue está ubicado en la Iglesia católica y en el Salón Comunal de Dulce Nombre de San Isidro.
  • El albergue actualmente atiende a 120 personas (revisar el dato) aunque inicialmente tenía al menos el doble de personas.
  • Hablamos con el encargado que pertenece a ADRA (Iglesia Adventista del Séptimo Día y la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales).
  • Entrevista al encargado del albergue, el albergue inicialmente fue atendido por vecinos de la comunidad, ahora es atendido por ADRA en coordinación con la Comisión Nacional de Emergencias.
  • Entrevistas a personas albergadas.
  • Las personas explican que no les han informado de soluciones concretas, que están esperando a los funcionarios del IMAS el miércoles 28 de enero.
  • Hay rumores de que el albergue se cierra esta semana, el encargado asegura que sólo son rumores.
  • La cocina es atendida por voluntarios y funcionarias del Ministerio de Salud.
  • Tienen una bodega con alimentos y productos de limpieza, la ropa la reparten cuando llega.
  • El albergue en general, apartando la cocina, no se ve organizado, no hay roles para atender la limpieza ni algo que indique repartición de las labores.


Albergue La Esperanza:

  • El albergue está ubicado en la Escuela Laguna de Fraijanes.
  • El albergue atiende a 160 personas.
  • Las personas están albergadas en pequeñas tiendas de campaña que están cubiertas por una gran carpa.
  • La escuela no puede utilizarse para dormir porque está declarada en riesgo, está información la proporcionó el encargado del albergue.
  • Hablamos con el encargado que también pertenece a ADRA (Iglesia Adventista del Séptimo Día y la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales).
  • Entrevistas personas albergadas.
  • Las personas entrevistadas dicen que la comida es muy buena.
  • Los albergados explican que el IMAS les ha hablado de ayuda para el alquiler pero no les han informado nada concreto sobre la solución a la vivienda.
  • Se observan hojas con los roles de limpieza, se observa mucho más limpio y ordenado en general.


Albergue Siloé:

  • No entramos por falta de tiempo:
  • El albergue está ubicado en una finca propiedad de la familia de un pastor evangélico, que la prestó porque no había otro lugar para ubicar a las familias
  • El albergue consiste de tiendas cubiertas de toldos de empresas privadas, como había lluvia la entrada y la zona de tiendas está repleto de barro.
  • Entrevistas a personas albergadas, originalmente estaban en el albergue de Dulce Nombre, pero se trasladaron porque las condiciones son muy malas.
  • La situación en este albergue es más precaria, hay gente acostada en plásticos porque el barro es mucho.


Julia Ardón y Restaurante Chubascos:

  • Visitamos a Julia Ardón.
  • Fue una visita muy hermosa, sólo estaban sirviendo tortillas aliñadas y rompope. Pero vale la pena son unas tortillas de morirse, de verdad de morirse. Todo el lugar está en reconstrucción, por todo lado se veía a todo el mundo trabajando, recogiendo por aquí y por allá, lijando sillas, botando una pared de la cocina por seguridad, además en un sector había ropa clasificada.
  • Julia dice que las primeras semanas se hacían filas para repartir alimentos, que ahora casi sólo está llegando ropa. Que las necesidades siguen y seguirán siendo muchas.
  • Nos contó que algunos empresarios están coordinando para capacitar a los empleados y personas de la zona en huertas familiares, para que tengan medios de subsistencia propios porque vienen tiempos más difíciles.
  • Que mucha gente ha ayudado, que la energía es muy buena.




Nos topamos a Fresia, que es una vecina de Moravia, que tuvo una extraordinaria idea, como se estaban levantado listas de personas pensó en que la ayuda fraternal es lo que ocupan las personas afectadas, no limosnas, ni que demos ahora y nos olvidemos, sino que nos convirtamos en padrinos y madrinas de algunas familias.
Las familias que están en casas, están en muy malas condiciones porque no están recibiendo comida, ni ayuda, muchas no han sido ni siquiera censadas.

De esta manera pensó en reunir grupos de 5 personas que se comprometan con una zona específica, que vayan cada semana, cada 15 días o cada mes a encargarse de un grupo de familias, pero ir pensando que se está visitando a un familiar que tiene problemas, entonces no se va sólo a dejar diarios, sino que las personas van a sentarse a hablar con las familias, si pueden llevan algo, si necesitan que alguien vaya a una institución a averiguar se comprometen a averiguar y ayudar, si necesitan que los oigan los oyen, es una idea hermosa a más no poner, además estas 5 personas tienen familia así que se convierten todos en una sola gran familia ayudándose entre sí.

Lo más interesante es que no fue sólo una idea, sino que ya hay grupos de 5 personas en varias localidades visitando a su nueva familia y el asunto es que se ocupan muchos más grupos de 5 personas, sólo se necesita ganas de ir y que el grupo cuente con un carro para ir, y llevar la comida, como en un día de campo…que imagino que se puede comer donde Julia, que es todo corazón….



Además nos topamos con el vagón de los artistas solidarios, LEDA GARCIA, JULIETA DOBLES, EVELYN UGALDE, JEANNETE ALFARO Y RONALD BONILLA, acompañados por la representante de la Defensoría de los Habitantes EVELYN SALAS, experta en Derechos Humanos, ellos estaban dando un taller literario a familias albergadas en Poasito y Fraijanes, no sólo leyeron poesía y contaron cuentos, también andaban pintando caritas. Según nos dijeron es una idea de doña Lisbeth Quesada que hizo un llamado a los artistas y ahí estaban llenos de una extraordinaria energía.

Fuente:
Comité Patriótico de las Barras de la Asamblea Legislativa.

23.Ene
El terremoto en la fábrica El Ángel (fotos)

Este post está basado en el testimonio de empleados de la fábrica El Ángel en Cinchona de San Miguel de Sarapiquí, Alajuela.

Fuerte vigilancia. Nunca antes la fabrica El Ángel ha estado tan custodiada. Al fondo de la calle el bus de la compañía, a la derecha vehículos que quedaron atrapados en el terremoto.

El 8 de enero

A la 1 y 21 de la tarde todo brincó. "Fuimos empujados desde abajo". Las paredes se agrietaban mientras los jarabes, siropes y jaleas volaban embarrándolo todo. Los empleados salieron corriendo en medio terremoto y fueron testigos de cómo se destruía el paisaje.

Un grupo vio como la calle en la que corrían se desplomaba, se devolvieron y frente a ellos un terraplén les bloqueó la ruta. Quedaron atrapados. A un lado la fábrica se les podía venir encima y al otro lado tenían el precipio -Gracias a Dios el terremoto paró.

En medio de la incertidumbre se dividieron en dos grupos. Los que vivían en el pueblo de Cinchona corrieron cuesta arriba y los que viven en Cariblanco, San Miguel y La Virgen corrieron en bajada. A estos últimos se unieron los que venían pasando por la carretera.



"Antes y después". La foto de la izquierda es tomada del sito web de la compañía. La de la derecha fue tomada el domingo 18/enero.

Los que subieron el kilómetro y medio se toparon, saliendo no más, con terraplenes y sin carretera. Cortaron camino por los jardines de la casa de los dueños. Bordearon el terraplén de la soda la Estrella, siguieron por un potrero y llegaron a la debastada Cinchona. Ahí se unieron a los suyos y durmieron en el fresal (lo vivido en Cinchona ya fue narrado en este blog).

El otro grupo, los que bajaron los 5 kilómetros, también hicieron una ruta de pánico (en mi opinión "de más pánico"). A la izquierda tenían la montaña falseada, en frente terraplenes y la angosta carretera agrietada, a la derecha el intimidante guindo (donde cayeron los árboles se ve el fondo). Como si fuera poco las fuertes réplicas eran constantes (en el epicentro cada réplica es como otro terremoto).

A punto de llegar a Cariblanco, en la última vuelta, descubrieron que el puente El Ángel (el mismo que el río se volvió a llevar el martes) había sido arrasado por la cabeza de agua (lodo). Hubo un debate pero concluyeron que cruzar el barreal era casi suicida. Para el grupo (principalmente compuesto por señoras) ese fue el peor momento porque, a pesar de atravesar todos los obstáculos, no podían llegar a su destino. Lo tenían en frente pero debían devolverse.

El trayecto de vuelta era peor. Ahora iban cuesta arriba, pero agravado por las fuertes réplicas, sin agua, con heridas sin tratar y la incertidumbre de no saber de la familia. Un herido muy grave estaba en ese grupo, era transportado por dos compañeros en una tabla o férula. El retorno duraría dos horas ya que el agotamiento, deshidratación y movimientos del terreno complicaban más la travesía.

Hicieron el campamento en un guayabal, un kilómetro antes de llegar a la fábrica. En unas bodeguitas de madera, utilizadas para guardar las herramientas, acomodaron a los heridos graves y mujeres con niños en brazos (recordemos que hubo personas que iban en carro y quedaron entre derrumbes).



Fotografías del 18 de enero. Aquí acamparon los empleados del Ángel. En la imagen de la izquierda don Coqui sube a Cinchona, al fondo se ve lo que creo que es el Cerro Congo. A la derecha la casita que sirvió de refugio para heridos y señoras con bebés en brazos.

Por medio de celulares, rumores de gente que se topó con otra gente en la calle y un radio de baterías se enteraron de un fuerte temblor en Poás. Vieron pasar un helicóptero, hicieron señas... y se sentaron a esperar. Al caer la tarde organizaron un grupo para ir a la fábrica a traer baldes con agua. Los señores que tomaron la misión de traer agua caminaron ida y vuelta por la parte más alta, falseada e intimidante de la carretera. No dejo de lado que tuvieron que entrar a la dañada estructura para buscar y llenar los baldes.





Intimidante. Tramos de la calle cayeron al precipio. Parte de la fábrica cayó a la calle. Ahora se puede ver el río Sarapiquí (clickee para agrandar)

Durante la noche uno de los dueños trajo galletas y sirope. Esa sería la única comida entre el almuerzo de aquel mediodía y la llegada a San Miguel de Sarapiquí, al día siguiente. Como dato curioso ninguno de los empleados con los que conversé sabe de dónde salió ni para dónde se fue el señor que les llevó las provisiones. Según ellos podría haber estado en una de las casas con los otros dueños, pero éstas habían quedado dañadas.

Entrada la noche hicieron fuego para calentarse y protegerse ya que se escuchaba el coyote. Luego enfrentarían el frío porque la temperatura descendió y llovió. Un par de focos eran tratados como el mejor tesoro. En la madrugada, en lo peor del frío, pegaron espalda con espalda, sentados en círculos, para tratar de calentarse. Oración, llanto y desesperación rompían el silencio.

En la mañana llegó un grupo de rescate. Les dijeron que debían cruzar el río El Ángel porque el transporte aéreo era para Cinchona, que solo podían llevarse a los heridos graves. Eso mermó el grupo porque hubo señoras que bajaron otra vez para cruzar el lodasal agarradas de mecates. El resto se quedó en el sitio a ver qué pasaba.

Entrada la mañana inició el rescate aéreo. Una empleada con entrenamiento en primeros auxilios se encargó de hacer la lista de evacuación y administraba la fila. En los primeros vuelos mandó a sus familiares hasta que sobrevino la protesta y , sin perder la decencia, hubo enjaches así como una reorganización de la fila.

El vuelo Cinchona-San Miguel dura de 2 a 3 minutos. Más o menos a las 3 de la tarde salió el último grupo en helicóptero.

Fuente: Ciencia Ficción con Julio Córdoba.
23.Ene

Torres de vajilla que salieron volando el jueves 8 de enero en Chubascos.


Es la 1 y 20 de la tarde. Justo la misma hora en que hace dos semanas viví el terremoto.
Hasta la palabra me suena a exageración.. Y es que puedo decir que sentí un temblor, luego otro, luego otro…pero cuando digo: sentí un terremoto todavía me suena medio irreal. Ni sé.
No me he puesto a repasar el momento.
Voy a intentarlo, porque lo necesito.
Me fui yo ese jueves 8 de enero para Chubascos porque necesitaba revisar la contabilidad del restaurante. Había pasado todo el fin de año en Montezuma, en la playa y sabíamos que el negocio se había movido bien. Hubo bastante clientela llegando allá durante los días que mantuvimos abiertos.

Y es que imagínense el lujo. Tener un negocio de alimentos y bebidas, y que en las fechas de fin de año uno pueda irse a descansar, de vacaciones, mientras el negocio sigue abierto atendido por el personal, y que la gente a uno le cuente que la comida estuvo rica, que la gente estaba atendiendo bien. ¿ Cuál dueño de restaurante puede darse ese lujo?

Pues ese lujo nos lo dimos Inti, Lucía, Camilo y yo. Los cuatro dueños de Chubacos. Allá Carlos y todo el personal sabía que hacer. Carlos es el administrador y el resto de los empleados y empleadas : Mayra, María Isabel, Alina, Luis, Héctor, Julio, Maribel, Lourdes, Margoth, Max, Steven, Lorena, Katia, Francis, Ana Eugenia, Yensi, Teresa, Gineth, Henry y Luis saben siempre qué hacer y lo hacen bien. No son perfectos. No. Pero tienen puesta la camiseta de Chubascos. Son un equipo que funciona. Y el fin de año funcionó y muy bien. ¿ qué significa eso? Buenos ingresos, buenos salarios, más dinero para mejorar las instalaciones y equipos, más propina para todo el mundo ( los saloneros la comparten con la cocina), más satisfacción. Orgullo propio. Autoestima.

Entonces el jueves subí a hacer cuentas para ver cuánto de utilidades podíamos sacar los socios. La cuesta de enero nos anunciaba necesidades y bueno…para eso tenemos un negocio. Llegué , saludé a los que estaban ese día: Carlos, Lorena, Alina, Katia, María Isabel, Luis y Mayra. El saludo como siempre: “Felíz Año”, un beso y un abrazo. Ahi me contaron lo cansados y cansadas que estaban pero con la satisfacción del deber cumplido.

Me acompañó Carlos Luis con dos de sus amigas, Jimena y Ana Lucía, que por primera vez visitaban el lugar. Mientras ellos se sentaban a almorzar, Carlos el administrador, y yo conversábamos en una mesa de la terraza sobre unas fotos que yo le había tomado a las comidas….ahí iba yo, día por día, revisando los ingresos, las cuentas por pagar, que estuvieran hechos los depósitos…..y bueno, iba por el 18 de diciembre cuando, frente a esta misma compu de la que escribo, comencé a sentir un temblor.

Generalmente no les hago caso. No me dan miedo los temblores. Bueno, mejor corrijo: no me DABAN miedo. Porque yo siempre los había sentido y esperaba expectante que pasaran. Nada más. He sentido muchísimos. En Costa Rica tiembla bastante. Entonces eso intenté hacer esta vez, pero aquello era rarísimo, cada vez más fuerte. Yo llegué a sentir movimientos horizontales y verticales, como de brincos hacía arriba. Luego las aspas de los ventiladores todas torcidas nos confirmaron que en algún momento habían pegado en el techo. Nunca vi nada igual.
Lo cierto es que salí corriendo para la zona verde, la salida más próxima eran unas gradas que no se usan y que están llenas de macetas, y por eso también de musguito por la humedad…por allí rodé, porque me caí, me volví a levantar, me volví a caer. Recuerdo que en esas fracciones de segundo pensaba que dónde estaría Carlos Luis. Por suerte no habían bajado al río. ( nadie en Chubascos desde ese día se ha atrevido a bajar hasta allá, un temblor allá abajo….Ni quiera Dios!)
En la zona verde…todos nos íbamos juntando, incluso los grupos de clientes que estaban allí, que estaban divididos en tres mesas, todas de la terraza, por dicha.

Allí ya me abracé con Charlie y las chiquillas…con las empledas, con Carlos, con todas. Con afán de tranquilizar a las que lloraban asustadas me acerqué a una monja que venía con una familia, con su hábito todo chorreado de frijoles. “Por dicha esta señora está aquí con nosotros, para darnos paz” fue lo que se me ocurrió decir y traté de hacer un círculo con ella, abrazarnos a ella, pero la monja no se dió por aludida, estaba tan asustada como el resto, nos ignoró y se puso a rezar uno de esos rezos que más atarantan que consuelan o tranquilizan. Ella estaba con su familia. No con nosotros.

Katia se sostenía el brazo que sangraba, era urgente atender eso. Saliendo de la cocina le había caído un vidrio . Alguien trajo un mantel y con eso intentábamos pararle la hemorragia….Recuerdo que Luis corría y Carlos intentaba llamar una ambulancia. Los teléfonos no servían. Estábamos demasiado atarantados. Lorena gritaba “mis chiquitos, mis chiquitos”, Alina con los ojos pelados. Alguien recordó que Héctor andaba viendo la paja de agua arriba del río, por el cauce y nos preocupó mucho…vimos desplomarse unos árboles en la colina del otro lado del río. María Isabel cogió su moto y se fué para su casa desesperada para ver cómo estaba su chiquita. Luego supimos que tuvo que dejar la moto botada ( le pidió a un señor que se la cuidara) y tuvo que seguir entre derrumbes a pie. Por dicha ella no tuvo problema en su casa.
Fueron momentos de angustia. Minutos. Ni sé cuántos….comenzamos a tomar decisiones. Mientras tanto volvía a temblar a cada rato. Era vital sacar a Katia, y con ella , que se fueran las que pudieran para su casa. La angustia de las madres era saber cómo estaban sus hijos. Yo pensaba en mi hermano Manuel y su familia, que yo no sabía que no estaban en Jaulares. Igual en mi otro hermano, Camilo, que me habían contado que había subido temprano de paseo con sus suegros y toda su familia…andaban de paseo, no sabíamos bien dónde.
Carlos se las llevó en mi carro. A la vuelta supimos que estábamos encerrados entre derrumbes, que no había salida ni por arriba ni por abajo, que no había paso hacia Jaulares ni hacia Dulce Nombre. Carlos pudo llegar hasta poquito abajo. Allá dejó a Katia que por dicha vivía cerca. Luego supimos que la pobre llegó a su casa herida para encontrarse con que todo allá lo había perdido. Mayra se quedó con nosotros. Tenía claro que no podía bajar mucho y si se iba tendría que seguir sola, quien sabe cómo hasta Alajuela.
Los vecinos de enfrente llegaron para resguardarse de los temblores que seguían. Seguía temblando a cada rato. Ya con el temblor como número siete yo comencé a tener miedo. Pero fui cuidadosa de no evidenciarlo. De alguna manera me tocó ser capitana de aquel barco…mantener el orden y la tranquilidad. No podía ponerme loca ni atarantada yo.
Aún así todo lo recuerdo muy caótico, las líneas estaban super saturadas. A veces nos lográbamos comunicar y al momento se cortaba. Mientras tanto nos acercamos para ver qué había pasado en el restaurante. Pero cada vez que entrábamos volvía a temblar y sonaba terrible y nos daba miedo. Por suerte teníamos un avisador. Un perrito que de repente ladraba y entonces nos quedábamos esperando y temblaba. El sentía cuando se venía otro movimiento. El gringo me pedía vino, yo le decía que cogiera. Se tomó 4 botellas y me puso 40.000 colones en el bolso. No permitía que yo no le cobrara. La monja queria algo de tomar, yo le decía que si ella se atrevía a entrar fuera y cogiera lo que quisiera….que ya el chinamo estaba cerrado. Nadie quería entrar al local. En la zona verde nos sentíamos más seguros, porque es planita y grande.
Aún así, Carlos fue y me trajo la compu, Charlie me sacó el bolso y la jacket….pero igual les pasaba, estando adentro volvía a temblar y salían corriendo de nuevo para afuera. Así fuimos sacando agua, un cheese cake porque teníamos hambre, una botella de rompope….ya ni me acuerdo qué más. La monja antojada de todo nos venía a pedir y eso que ya había almorzado. Con semejante menú a mi al ratito me cogieron agruras.
Por la gente que pasaba , por teléfono y por la radio nos fuimos dando cuenta primero la de los derrumbes. Los vecinos pasaban informando y preguntando si todo estaba bien. Se comenzaba a sentir esa solidaridad que se desata en las tragedias. Decenas de personas bajaban apuradas por la carretera sin decir nada. Solo nos intercambiábamos miradas de consuelo….todo el mundo quería regresar a su casa. Muchos y muchas llegaron a encontrar todo destruído. Tanta gente humilde afectada. Eran los trabajadores y trabajadoras de las fincas de helechos de arriba de Jaulares que tuvieron que caminar bastante y sortear un enorme derrumbe sobre el puente para avanzar.
El gringo y sus acompañantes se tomaron cuatro. Tomaban y tomaban y eso les permitió pasarla bien. Las chicas recogían flores de los floreros quebrados y nos las repartían. A alguna gente nos hacía gracia , a otra no.

Una familia protegía a sus niños. Ellos se portaron muy tranquilos. Otra pareja también.
Pero una señora gritaba totalmente histérica y fuera de sí. Le pedía “Al Señor” que parara aquello y no se ensañara tanto con ella. Todo lo que gritaba partía de una relación única entre ella y Dios, quien a su entender era quien estaba moviendo la tierra a su antojo como viejo caprichoso. “No me hagás esto”, “¿ por qué me haces esto, Señor” “No lo soporto” , era terrible, no solo por los gritos que pegaba. Pobrecita. Sino por esa actitud como del centro del mundo, como si nadie más que ella sufriera o estuviera asustada. “Es que es operada del corazón”. Su familia nos explicaba preocupada pero con ganas de darle una cachetada para que parara aquello. Yo misma, con cariño y abrazándola le pedí que por favor no hiciera más eso, que estaba asustando a los niños y a las niñas, que nuestro deber como adultas era protegerlos a ellos, que se tranquilizara porque los niños merecían ese espectáculo. No hubo manera. Ella paró sus gritos cuando quiso. Fue desesperante, no sé si más que los temblores. Gritó y lloró como loca como por dos horas.
Mientras tanto todo el resto de las personas estuvimos ecuánimes y con bastante serenidad.
Ximena y Ana Lucía se pusieron el Ipod para oír música…cantaban y bailaban para tranquilizarse. La verdad las chicas estuvieron muy valientes y Carlos Luis también. Se acercaron a los niños, se sentaron con ellos, hicieron puñito para entretenerlos. Así pasamos como unas 2 horas, hasta que se iba haciendo tarde.
Antitos ya nos había llegado la noticia de las tres niñas muertas de la zona. Las dos vendedoras de cajetas que apenas el día anterior habían estado en Chubascos y la otra niña que se había quedado en su casa, en un precario que sufrió mucho daño por cuanto las casas fueron construidas en un camino publico entre dos taludes de tierra…al desplomarse la tierra cayó sobre las casitas, muy probremente construidas. Allí vivían varios de los empleados y empleadas de Chubascos, entre ellos Héctor y Ana Eugenia, dos de nuestros colaboradores que se quedaron sin casa. Ahí sí hubo lágrimas. Carlos y Mayra no pudieron contenerlas. Estaban consternados.
Seguíamos preocupados por Héctor. No sabíamos nada de él, tampoco de mis hermanos y sus familias.

Luis estaba bastante alterado, quería ir a su casa . Se fue caminando. Al ratito volvió tarnquilo porque su familia estaba bien. Se había encontrado a los chiquitos y a la esposa trepados en una lomita. A salvo. Llegó también blanca como un papel Carolina, la novia de Carlos. Nos contó de los derrumbes, de los destrozos de Dulce Nombre. Nos confirmó lo de las niñas. Lloraba. Yo intentaba hacer llamados a la calma.Carlos se comenzó a inquietar. Mientras tanto, ya habíamos visto que en el restaurante todo se había caído por dentro. Los enfriadores, las vajilas, las ollas, la cristalería, las botellas, todo…todo se había caído. Todos los vinos, no se podía caminar por dentro. Aquello era un desastre…y en al terraza además todo con restos de comida, ni qué decir en la cocina, donde el agua caliente de los baños maría también se había regado y de los tanques se salieron todos los picadillos, la carne, los plátanos…los tarros de natilla y salsas…un desastre de verdad. Algo que uno ni sabía como recogerlo. Se quebraron las vajillas, los vidrios, la cristalería. Casi todo.

En eso pasó una ambulancia que atendió el nervioso estado de la señora y un cruzrojista nos dijo que nos preparáramos para pasar la noche allí, ya que era una imprudencia bajar hacia Alajuela. Allí yo me puse a pensar que quedarse allí, en aquellas condiciones era deprimente, además iba a hacer mucho frío y no estábamos preparados…¿ y si llovía? Yo ni loca me iba a meter al restaurante porque seguía temblando… Mientras tanto los padres y madres de las amigas de Carlos Luis seguían llamando. Ya habían comenzado a pasar las noticias por la tele y se habían alarmado mucho. Le dije a Mayra que se fuera…que saliera a pie, que pidiera ride…me dijo que no, que ella se quedaba con nosotros, que sola no saldría, “que si se moría nos moríamos todos juntos”. A ratos el drama nos daba hasta risa. No imaginábamos la dimensión de lo ocurrido. Estábamos como en schock.

Nos debatimos largo rato entre salir o no salir. Pensamos salir a pie. Yo pensaba, tomaba una decisión, la decía en voz alta, y luego me cuestionaba también en voz alta. Nadie sabía qué decidir. Me resonaban las palabras del señor de la Cruz Roja. No sabía qué hacer. Le pedí a Carlos que nos fuera a dejar en el carro y se lo trajera. Luego nos dijeron que quizá por unas fincas podríamos salir. Decidimos ponerle unos manteles encima a las pocas botellas de vino que quedaban y dejar aquello así como estaba pero que cada personas hiciera lo posible para irse para su casa. Cada familia debía estar unida. La decisión fue dejar el restaurante solo. Sacamos algunas cosas de valor y las metimos en la casa del guarda. Saliendo nos contaron que podíamos quizá salir por unas fincas de helechos, por debajo de los saranes. Entonces me devolví a dejar a Carlos y un derrumbe no nos dejó pasar, eso lo sentí como un mensaje de que no debía devolverme más..rapidito encontramos otro carro para que le hiciera ride para que fuera a recoger a Carolina y a la moto y así comenzamos a manejar por entre la finca. Adelante iba el gringo, las muchachas y su chofer en un Mercedes Benz. Yo pensaba que por donde pasara el Mercedes yo iba a poder pasar, ya que mi carro es un automóvil Almera bajito. Y así, buscando entre verdaderos laberintos y a través de caminos de tierra llenos de piedras, derrumbs, ramas y huecos fuimos saliendo pegando la panza. El carro se me portó tan bien. Me impresionó.
Encontramos la salida en Dulce Nombre. Buscamos la casa de Carolina a buscar el teléfono ( que no servía) para ver si mi hermana Inti había subido a recogernos, como en algún momento lo habíamos hablado entendiendo que íbamos a bajar a pie, y aproveché para pedirle a la señora que me prestara el baño, tenía horas de estarme, además, orinando. Pasamos entre todo en el suelo, todo, todo en la casa estaba en el suelo…un ambiente terrible….la gente en la calle, la señora amablemente me dice que si y me abre la puerta del baño….allí nos dimos cuenta que un mueble de encima del inodoro había caído encima de él y no se podía entrar tampoco allí. Nos despedimos. La gente muy asustada, expectante. Todo el mundo en la calle.
Fueron como horas en que nadie sabía que hacer. Bueno, nosotros sí…nosotros queríamos bajar de allí, Llegar a Alajuela.

En el carro bajamos juntos Carlos Luis, Jimena, Ana Lucía , Mayra y yo. De camino divisamos un precioso arco iris. enorme. precioso, como a la altura de la Casa del Café, antes de llegar al negocio conocido como La Chaparrita.

Al ir bajando por Cuesta de Pilas yo iba pensando en aquellos guindos y viendo hacia arriba las montañas que sentía se podían caer en cualquier momento. Yo iba con mucho miedo pero seguía disimulándolo. Sentía el deber de mantener la tranquilidad. A esa altura, desde donde se puede ver una vista del Valle Central nos sorprendió el color del cielo: era ocre. Luego siento que quizá era tanto polvo, tanta tierra colorada que se había movido y que había levantado unas nubes de polvo de ese color…pero era como una capa espesa, amarillenta, detenida. Nada bonito. Sobrecogedor. Raro.

Al llegar a Alajuela nos recibieron con cariño Lucía, Maco, Inti, los chiquillos, las chiquillas de Camilo….la verdad cada abrazo lo dí como el más preciado. Los amo tanto, las amo tanto, sentí ese amor profundo por la gente de mi familia, tenía tantas ganas de verles la sonrisa. Fui al baño. Allí, en silencio, sola, lloré por primera vez. Me solté. Necesitaba llorar.

Luego conté cómo había quedado aquello. Camilo llegó muy nervioso a recoger a sus hijas, que viven a la par, ya ellas nos habían contado cómo el terremoto les había cogido en el Volcán Poás, y cómo su papá había bajado cortando ramas y sorteando grietas y derrumbes de la carretera. Ellos lograron salir por San Pedro de Poás, por el mismo camino por el que mi otro hermano Manuel y su familia subieron , ya que estaban ese día en la Isla Venado en el Golfo de Nicoya de Vacaciones. El negocio de ellos, Jaulares, también quedó con muchos destrozos y la casa que habitan, a la par, también. Camilo no queria que sus hijas vieran por la tele las noticias. No quería que se asustaran más de la cuenta.

Desde ese día, he llorado muchas veces. Son llantos raros, rápidos, que así como vienen se van, surgen de repente, sin ton ni son, y en cualquier momento y lugar. Desde hace dos semanas por todo lloro.

Fui a dejar a las muchachas a las casas. A Los Arcos y a Rohrmoser, cuando llegamos a nuestra casa, fue el cielo. Acá no había pasado nada. Solo se habian caído unos discos. Carlos Luis los juntó. Yo me sentí felíz de estar aquí. Este es nuestro hogar y acá tenemos cama y protección.
Todavía yo ni me podía imaginar que tanta gente se había quedado sin casa. Mucho menos sabía de tantos muertos ni toda la destrucción de Cinchona, Varablanca y Carrizal.
Al día siguiente pasaron más cosas. Intentaré seguir el relato mañana.
Luego seguiré.

PERO ESTO NO ES NADA A LA PAR DE ESTO OTRO.
Fuente: Julia Ardón.

Niñas de Fraijanes con juguetes donados. Foto por Batichango y Diamela.

¿Para qué sirve un terremoto?

La única riqueza que hay es lo que un ser humano sea capaz de hacer por otro

El 2009 no se anda por las ramas: primero nos promete catástrofes económicas, luego nos proporciona catástrofes naturales. Nos obliga a mirar a la cara nuestra fragilidad. Nadie pudo dejar de sentir por un momento que ese niño que enterraban era el suyo. O ese padre que desenterraban. Donde hubo gente inocente que se ganaba la vida honradamente, tierra y escombro y la visión surrealista de la cúspide de un techo de dos aguas emergiendo del suelo. ¿Para qué? ¿Para qué sirve el dolor? Para lo que sirve: para aprender a evitar aquello que lo causa, para mostrarnos la dimensión de nuestro daño, para decirnos cuánto mide nuestra fortaleza.

¿Para qué sirve un terremoto que arrastra consigo vidas irreparables, bosques irreparables, riquezas irreparables? Para recordarnos nuestra propia vulnerabilidad y enseñarnos a prevenirla. ¿Qué habría pasado, por ejemplo, si el sismo hubiera tenido lugar en la gran área metropolitana? ¿Cuál habría sido nuestra capacidad de respuesta? ¿Estamos, como país, preparados para una emergencia de semejante magnitud? ¿Y en casa? ¿Saben qué hacer los niños? ¿Sabemos qué hacer nosotros?

¿Para qué sirve un terremoto? Para conocer mejor el mundo: desde aquel que aprovecha las circunstancias para obtener ganancias lucrando con la desesperación ajena, hasta la ciudadana extranjera furibunda que la emprende indignada contra quien no debe, incapaz de comprender cómo en la geografía de la desgracia su pasaporte no le concede su sempiterna superioridad.

Para medir la estatura real de las personas por el tamaño de su entrega: voluntarios, socorristas, cruzrojistas, bomberos (todas esas palabras buenas que tiene el diccionario), los que dieron comida, los que dieron abrigo, los que dieron consuelo.

Y una sola lección: la única riqueza que existe es lo que un ser humano sea capaz de hacer por otro. El resto es oropel.

¿Para qué sirve un terremoto? Para no olvidar que podemos morir en cualquier momento, que la vida es ahora y puede que sea escasa y no hay que dilapidarla en tonterías.

En limpio se escribe la vida, como dijo con poesía Daisy Zamora. Para no olvidar que tenemos a los que tenemos, pero que podemos perderlos, y que no hay que descuidarlos por tonterías.

Y que lo único que puede salvarnos de la crueldad del capitalismo salvaje o de las consecuencias de la furia de la tierra, cabe en otra palabra hermosa del diccionario: solidaridad. Amor al prójimo, como diría un creyente. O más simplemente, amor por los demás.

Fuente: PROA, La Nación

Fuente: Julia Ardón.